El atraco fue cuidadosamente planeado y ocurrió alrededor de las 8:30 de la mañana (hora local) del martes, cuando dos de los ladrones entraron por la entrada principal de una de las sucursales del banco Crédit Agricole en Piazza Ascoli e inmediatamente sacaron dos armas de fuego apuntado al personal.

De pronto, sus cómplices aparecieron dentro del banco, saliendo por un agujero en el piso que conectaba a un túnel que daba al sótano.

De acuerdo con medios italianos, en lo primeros momentos los atracadores tuvieron una confrontación con el gerente del banco, de 48 años, quien fue golpeado en la nuca con la culata de un arma.

De eso fue testigo uno de los empleados, de 49 años, que quedó atrapado dentro del banco durante el robo, mientras que otra colega, de 30 años, logró escapar tras escuchar al gerente gritar “es un robo”.

La irrupción de los ladrones se dio en el horario de apertura, y tras su altercado con el gerente, se activó la alarma del lugar y la policía se apresuró para acordonar el perímetro.

De inmediato bloquearon el acceso a la plaza, movilizaron una gran cantidad de unidades al lugar, habilitaron una zona de seguridad para evitar riesgos a los transeúntes e instalaron un comando para analizar la situación y la mejor manera de intervenir.

Pero los atracadores respondieron y activaron un extintor para tapar su fuga, creando unos momentos de confusión. Todos huyeron por el sótano, saliendo por el túnel que conectaba con la alcantarilla de la plaza, el mismo que usó una parte de la banda para irrumpir en el banco.

Aunque lograron escapar, y con ellos se llevaron como botín una veintena de cajas de seguridad cuyo contenido se está verificando

Artículo Anterior Artículo Siguiente