El primer informe de la autopsia efectuada a Aitor, el niño de 8 años fallecido en Petrer por presuntas negligencias sanitarias indica que el menor murió por una peritonitis aguda. Se trata de la inflamación del peritoneo, una membrana que recubre las paredes abdominales y los órganos dentro del abdomen, la cual generalmente ocurre a causa de una infección bacteriana o micótica (hongos).

La peritonitis requiere atención médica urgente para combatir la infección. En caso de que no se trate correctamente o no se le suministren antibióticos al paciente, puede producir un fallo grave (sepsis abdominal) y la muerte.

Desde la Consejería de Sanidad de la Generalitat Valenciana se muestran consternados y aseguran que colaborarán al máximo para esclarecer lo ocurrido, pero que deben mostrarse prudentes antes de conocer los resultados finales de la autopsia. Esta no fue realizada en el hospital de Elda, sino en el Instituto Anatómico Forense a instancias de la familia.

Marta Gonzálvez Alba, la abuela que tiene la custodia del menor, publicó un vídeo en las redes sociales que ha tenido una enorme repercusión, por lo desgarrador del testimonio y por la dureza de su narración, en la que denuncia cómo trataron a su nieto en Urgencias.

"Todo lo tapan con un coronavirus que está dejando morir a la gente", sentencia Gonzálvez visiblemente emocionada. "Dijeron que no era nada y le dieron para cortarle los vómitos aunque mi hijo estaba rabiando de dolor", lamenta la mujer, quien añade que "el pequeño no podía estar boca arriba del dolor y me lo mandaron a casa".

El informe de la autopsia definitiva determinará si se pudo haber hecho algo para evitar la muerte del pequeño Aitor.

Artículo Anterior Artículo Siguiente