Según informa el diario 'El País', la semana de las elecciones de EEUU tenían 4,5 millones de miembros. Ahora tienen ocho.

"Twitter se convirtió en una tiranía que no acepta a quien piense distinto a ellos. Parler es una suerte de exilio para la derecha, para quienes están claros de la tragedia que significa el socialismo, para quienes tienen un pensamiento contrario a los progres", explica a 'El País' Jesús Tarre, usuario que se identifica como republicano y tiene más de 38.000 seguidores. 

El director ejecutivo de Parler, John Matze, que se describe a sí mismo como libertario, ha revelado en alguna ocasión que fundó la compañía en 2018 como una plataforma bipartidista, pero que ha duplicado el marketing para los conservadores cuando ingresaron al sitio.

Artículo Anterior Artículo Siguiente