La europeísta Maia Sandu ha ganado la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, con alrededor del 57 % de los votos, frente al 43 % de su rival, el actual presidente prorruso, Igor Dodon.  

Los comicios han estado marcados por una alta participación, aunque lo más destacado ha sido la movilización sin precedentes de los emigrantes moldavos, hasta tal punto que, en algunas representaciones del país en el extranjero, como las de Londres o Fráncfort, escasearon las papeletas por la enorme afluencia de votantes.

Sandu, de 48 años, ha prometido que sacará a Moldavia del aislamiento y la acercará a la Unión Europea. Su victoria se debe, en buena medida, al apoyo de los votantes jóvenes y de cientos de miles de emigrantes del país más pobre de Europa, que han dada la espalda a la nostalgia soviética.

Tanto Sandu como Igor Dodon han denunciado irregularidades en los comicios, como la compra de papeletas o el transporte organizado de votantes, así como posibles falsificaciones. No obstante, el presidente saliente ha pedido calma y ha dado por terminada la contienda electoral.

Isidro Fernández

Artículo Anterior Artículo Siguiente