El equipo de campaña de Trump proporcionó apoyo a las protestas cuestionando el escrutinio en curso, al presentar una demanda en Arizona el sábado por unas papeletas supuestamente rechazadas.

La campaña de Trump alegó que el condado más poblado del suroeste del estado rechazó incorrectamente los votos emitidos el día de las elecciones por algunos votantes en la carrera presidencial de Estados Unidos. La demanda, presentada en el Tribunal Superior del estado en el condado de Maricopa, afirma que los trabajadores electorales dijeron a algunos votantes que pulsaran un botón después de que una máquina detectara un “sobrevoto”.

Los manifestantes a favor de Trump se han estado reuniendo en el exterior del Departamento de Elecciones del Condado de Maricopa y en el Capitolio del Estado de Arizona durante días, sosteniendo afirmaciones sin fundamento de que agentes demócratas habían interferido en las elecciones para entregar ilegítimamente Arizona a Biden.

Entre otros lemas, coreaban “¡Cuenten los votos legales! ¡Les estamos vigilando!” en el exterior del edificio donde los trabajadores electorales continúan contando los votos.

Las tensiones aumentaron el sábado, y en un momento dado los manifestantes amenazaron con derribar la valla que separaba a los manifestantes del departamento de elecciones y de algunos miembros de los medios de comunicación.

En el edificio del capitolio estatal el sábado por la tarde, los oradores exhortaron a la multitud a no aceptar los resultados de las elecciones, pidiendo a asistentes jurídicos y a estudiantes de derecho que acudieran a la defensa del presidente.

“¡Todos sabemos que el presidente Trump ganó estas elecciones!”, gritó uno. Otro le dijo a la concurrencia que se miraran en el espejo y se preguntaran qué estaban dispuestos a hacer. Se oyeron cánticos de “¡Libertad o muerte!”.

Un número de grupos de extrema derecha y milicias como los Chicos Orgullosos (Proud Boys) y Tres por Ciento (Three Percenters) también estaban en la multitud el sábado, muchos armados con armas semiautomáticas.

En un momento dado, los manifestantes se enfrentaron a un pequeño grupo de jóvenes contramanifestantes que agitaban banderas mexicanas y estadounidenses en una esquina frente al departamento de elecciones. Jacki Valencia, de 19 años, bailó con un cartel de Biden-Harris mientras un hombre sin mascarilla le gritaba “¡USA!” a ella y a otros.

“Creo que es ridículo que se hayan reunido aquí”, dijo. “No tienen pruebas de que haya habido fraude”.

La demanda de la campaña de Trump sostiene que no se contaron los votos potencialmente “determinantes” en la carrera entre Trump y el demócrata Joe Biden, que fue declarado ganador el sábado por las principales cadenas de televisión.

Un funcionario de Arizona rechazó la demanda. “Esto es sólo una táctica dilatoria para retrasar el escrutinio oficial”, dijo la secretaria de Estado de Arizona, Katie Hobbs, en una declaración a través de su portavoz. “Se están agarrando a un clavo ardiendo”.

El Departamento de Elecciones del Condado de Maricopa se negó a hacer comentarios.

Biden aventaja a Trump por un 0,44%, o 18.600 votos, en Arizona.

En la denuncia de Trump, entre cuyos demandantes se encuentran el Partido Republicano del Estado de Arizona y el Comité Nacional Republicano, se citan las declaraciones de algunos observadores electorales y de dos votantes que afirmaron que el problema daba lugar a votos rechazados.

En dicho texto se solicita una orden que exige un examen manual de los votos supuestamente sobrevalorados que se emitieron en persona. También pide a un juez que impida la certificación del voto hasta que se complete la revisión.

El sábado, un grupo de votantes abandonó una demanda que había presentado afirmaciones infundadas alegando que algunos votos emitidos para Trump no fueron contados en el condado de Maricopa porque los votantes usaron bolígrafos Sharpie. El año pasado el condado lanzó un nuevo equipo de recuento que hizo de los bolígrafos Sharpie la mejor opción el día de las elecciones porque tienen la tinta de más rápido secado.

La portavoz de Hobbs añadió que “están revisando (la última demanda) ahora, pero parece ser una nueva versión de la demanda ‘Sharpiegate’. Con suerte, esto cierra el asunto para siempre”.

 

Artículo Anterior Artículo Siguiente