Pablo Casado tenía previsto viajar ayer a El Hierro, para conocer de primera mano la crisis migratoria y denunciar la «irresponsabilidad» del Gobierno, pero tuvo que cambiar de planes sobre la marcha por un retraso en la salida del avión desde Madrid. Optó por ir a Gran Canaria y visitar el puerto de Arguineguín, «zona cero» de lo que considera «la peor crisis migratoria en décadas», según afirmó al llegar. La sorpresa se produjo cuando la Delegación del Gobierno impidió el paso de Casado al muelle, sin demasiadas explicaciones.

Casado compareció ante los medios a la entrada del puerto. Ahí se le preguntó por la prohibición del Gobierno, a pesar de que en otras crisis migratorias sí que pudo acceder. Casado defendió el trabajo de la Policía Nacional, que «cumple órdenes y está haciendo una extraordinaria labor».

Artículo Anterior Artículo Siguiente