Se trata de dos varones de origen lituano, de 39 y 40 años, sin residencia en España, que han sido interceptado por los efectivos en un control establecido para el cierre perimetral de la Comunitat Valenciana, provocado por la expansión de la Covid-19.

Según ha confirmado el instituto armado en un comunicado, los agentes de la Unidad de Seguridad Ciudadana (USECIC) de la Guardia Civil de Torrevieja dieron el alto en dicho dispositivo, ubicado en la autovía A-7 a la altura de la localidad de Orihuela, a un turismo en el que viajaban dos hombres de mediana edad.

Los agentes, al sospechar de la actitud de los ocupantes, procedieron a cachear los objetos que portaban. Tras comprobar que llevaban ocultos teléfonos móviles de alta gama y una elevada cantidad de dinero, realizaron un registro más exhaustivo del turismo.

Fue entonces cuando, al abrir el maletero, la Guardia Civil localizó una caja de cartón en la que los presuntos autores transportaban 11 kilogramos de cogollos de marihuana envasados en bolsas de plástico cerradas al vacío.

Con la venta de esta cantidad de marihuana, habrían obtenido en el mercado negro un beneficio de 17.500 euros. Inmediatamente, procedieron a su detención por un delito contra la salud pública.

Los detenidos han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Orihuela, que ha decretado su ingreso en prisión. Además de la droga, han sido intervenidos 2.980 euros que portaban en el interior del coche, en efectivo, en billetes de diversas fracciones, y seis teléfonos móviles.