Según ha informado un comunicado, entre los objetos falsificados se han intervenido mascarillas de las usadas para la prevención del Covid-19 en las que se utilizaban gráficos característicos y de apariencia idéntica a los de reconocidas marcas de prestigio en el sector.

Asimismo, los efectivos han contado con el asesoramiento de un experto de las marcas para determinar la falsedad de los productos. En el dispositivo realizado al efecto se han inspeccionado un total de 11 establecimientos, mientras que a los propietarios de estos comercios se les ha acusado de un presunto delito contra la propiedad industrial. Otros dos propietarios han resultado investigados pero no detenidos.

La investigación, que tuvo su inicio antes de la pandemia y que fue postergada a causa de la misma, ha concluido con la intervención de cerca de 3.000 efectos falsificados, principalmente equipamiento deportivo, ropa, complementos, en su mayoría bolsos.

Los agentes han expuesto que, si bien en esta ocasión y debido a su reciente comercialización, se han intervenido un importante número de mascarillas falsificadas, de las usadas para la prevención del Covid-19 en las que se utilizaban gráficos característicos y de apariencia idéntica a los de conocidas marcas de prestigio en el sector.

Durante la intervención, los agentes del Grupo V de la Policía Judicial de la Comisaría de Benidorm fueron acompañados por un experto de las marcas perjudicadas con el fin de contar con su asesoramiento en el desarrollo del dispositivo para discernir si los productos que se ofertan al público en general se tratan de productos falsificados.

Los detenidos de nacionalidades china e india y con edades comprendidas entre los 36 y los 47 años, fueron oídos en declaración en las dependencias de la Comisaría de Benidorm dando cuenta de todo lo actuado al Juzgado de Instrucción de Guardia de dicha localidad.