Al parecer, los ahora detenidos utilizaban la venta de mascarillas personalizadas para realizar las estafas. Hasta el momento, se han localizado tres víctimas en las dos localidades, a los que les han estafado en total cerca de 4.000 euros, según ha informado la Policía Nacional en un comunicado.

Los autores realizaban un análisis de sus potenciales víctimas, propietarios de pequeños comercios de compra venta de diferentes artículos, entre los que se encontraban las mascarillas.

Aprovechando la situación económica actual, los presuntos delincuentes les planteaban a los comerciantes elegidos una operación de venta muy sencilla y con un importante margen de beneficios.

Al parecer, el hombre se hacía pasar por representante de una empresa textil, se personaba en los establecimientos y ofrecía a los comerciantes sus presuntos servicios como proveedor de mascarillas personalizadas. Les presentaba mascarillas con diseños atractivos a precios competitivos y dejaba sus datos de contacto para que pudieran hacer en el futuro cualquier pedido en el caso de conseguir clientes importantes.

A los pocos días, la mujer presuntamente fingía ser representante de una universidad y se personaba en los mismos establecimientos solicitando un pedido de mascarillas personalizadas con la imagen corporativa de su universidad.

De esta forma, el comerciante pensaba que había conseguido proveedor y comprador de los productos y, debido a que el margen de beneficio era importante, se trataba de una operación de venta que "no podía dejar escapar", ha explicado la Policía.

Finalmente, después de cerrar el pedido y obligar a los comerciantes a realizar el pago inmediato, la supuesta compradora desaparecía sin recoger las mascarillas.

La Policía ha señalado que el hombre aparecía con una actitud "conciliadora" para recoger las mascarillas y devolver íntegramente el dinero al comerciante. Al parecer, se personaba en el establecimiento y recogía el género, pero nunca realizaba la transferencia de devolución del dinero.

Finalmente, una vez identificados los autores de los hechos por los agentes de la Brigada de Policía Judicial de la Comisaría de Alcoy de la Policía Nacional, se les imputó tres presuntos delitos de estafa y fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de la localidad de Alcoi.

La investigación continúa abierta y los investigadores tratan de localizar otras posibles víctimas
Artículo Anterior Artículo Siguiente