En la operación han sido detenidas seis personas, tres hombres y tres mujeres de edades comprendidas entre los 27 y los 62 años y de nacionalidades española, rumana, albanesa, inglesa e irlandesa, a las que se considera presuntas autoras de falsedad documental, delito contra la salud pública, realización arbitraria del propio derecho y de pertenencia a grupo criminal, según han informado en un comunicado conjunto.

El entramado se destapó debido a que tanto el Área de Investigación de la Guardia Civil de Altea como el Grupo 1 de la Policía Nacional de Benidorm comenzaron a recibir de forma paralela e independiente entre sí, diversas informaciones sobre la posible venta de sustancias estupefacientes en un bar de El Albir-l'Alfàs del Pi.

Este hecho había comenzado a generar una "considerable alarma social" entre los vecinos de la zona debido a que, a pesar de las medidas restrictivas que se venían aplicando a los locales de ocio en el mes de junio por el coronavirus, había una incesante afluencia tanto de personas como de vehículos en el establecimiento, a cualquier hora del día.

Tras las debidas averiguaciones, se realizaron tres registros, dos en domicilios particulares (uno en Albir-Alfàs del Pi y el otro en La Nucía) y el tercero de ellos en el bar en cuestión. Fue entonces cuando se procedió a la detención de seis personas en total, de las que un hombre y dos mujeres están considerados como los objetivos principales de la investigación.

Todos han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 2 de los de Benidorm, y han quedado en libertad con cargos, a la espera de juicio. Asimismo, la autoridad judicial ha decretado el cierre del bar y el bloqueo de las cuentas bancarias y de las propiedades de los detenidos.

DINERO EN EFECTIVO, VEHÍCULOS Y OTRAS SUSTANCIAS

En el registro de las dos viviendas y el local, los agentes hallaron un total de 140 gramos de cocaína (valorada en 8.400 euros), 270 pastillas contra la disfunción eréctil (valoradas en unos 1.300 euros), además de 770 euros en efectivo.

También se han intervenido otros objetos, entre los que destacan dos vehículos de alta gama, valorados en 130.000 euros, diversos aparatos electrónicos, tarjetas bancarias y teléfonos móviles, superando el valor total de lo intervenido los 170.000 euros.