La ciudad de Benidorm iniciará a primeros de 2021 la renovación y mejora de la calle Mallorca con la vista puesta en la llegada de turistas el año que viene, una vez superados los peores efectos de la pandemia del coronavirus.

La Junta de Gobierno Local ya ha aprobado el proyecto, que supondrá una inversión cercana al millón de euros y que abarcará a unos 300 metros lineales de esa vía, entre la calle Ibiza y la avenida del Mediterráneo.

La actuación plantea renovar todos los servicios públicos, desde las redes de agua potable y pluviales hasta el alcantarillado, el alumbrado y la mejora “completa” de la escena urbana.

Según ha explicado el edil de Obras, José Ramón González de Zárate, las infraestructuras hidráulicas están “en mal estado” y se han detectado pérdidas en la red de agua potable y alcantarillado. “Es necesario actuar para mejorar la eficiencia y reducir los costes de mantenimiento”, ha concretado González de Zárate.

Para ello se sustituirá la actual conducción de agua potable y se creará un colector de residuales que conecte con la nueva infraestructura de la avenida del Mediterráneo.

También se renovará todo el alumbrado con luminarias LED “porque se trata de una zona con mucho paso de personas” y se pavimentará el tramo peatonal entre las calles Ibiza y Gerona y la calzada abierta al tráfico. La actuación incluye mantener las palmeras existentes y replantar las que faltan.

El proyecto ya ha sido redactado por la empresa concesionaria del agua, a petición del ayuntamiento, con el fin de licitar los trabajos en diciembre y comenzar las obras a primeros de 2021, “aprovechando la bajada de actividad en esta zona y con el fin de ejecutar el grueso de la obra antes de que se reabran los hoteles, pubs y establecimientos”, ha señalado el edil.

Se pretende, ha dicho el concejal, que la obra esté “finalizada o muy avanzada” para cuando lleguen los turistas.

 

Artículo Anterior Artículo Siguiente