El Ministerio de Sanidad ha pedido este martes al Gobierno del Principado más tiempo para comprobar la eficacia de las medidas adoptadas para frenar la segunda ola de la pandemia, que a partir de mañana se concretarán en el cierre de toda actividad considerada no esencial, justo cuando la comunidad ha batido el récord diario de fallecidos desde el inicio de la crisis sanitaria, 18.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, y el consejero del ramo, Pablo Fernández, se han reunido este martes telemáticamente para analizar la situación epidemiológica del Principado, la comunidad autónoma que menor incidencia de la pandemia tuvo durante el verano, al llegar a encadenar veinticinco días sin contagios hasta el 7 de julio, y que ahora vuelve a vivir momentos muy complicados por la embestida de la segunda ola.

Lo han hecho un día después de que el presidente del Principado, Adrián Barbón, anunciara el cierre de toda actividad no esencial a partir de este miércoles, y durante quince días, y el adelanto del toque de queda dos horas, que a partir de mañana queda establecido a las 22:00.

Artículo Anterior Artículo Siguiente