El piloto italiano Andrea Iannone ha sido suspendido durante los próximos cuatro años por dopaje. El Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) ha anunciado este martes su decisión de sancionar hasta diciembre de 2023 al piloto de MotoGP que dio positivo por consumo de esteroides a finales del año pasado.

El piloto siempre ha negado los hechos, asegurando que se trataba de una ingesta accidental por carne contaminada durante una carrera en Malasia, pero sus apelaciones al TAS han sido desestimadas y el Tribunal Disciplinario Internacional de la FIM ha establecido que Andrea Iannone sea sancionado con la inhabilitación por cuatro años.

La sanción se aplica a partir de 17 de diciembre de 2019, por no que no podrá volver a correr hasta finales de 2023. Además, la resolución indica que todos sus resultados deportivos desde el 1 de noviembre de 2019 inclusive hasta el comienzo de su suspensión, sean anulados, incluyendo la confiscación de cualquier medalla, puntos y premios.

Los hechos se remontan al 3 de noviembre de 2019. Durante el Gran Premio de Malasia en el circuito de Sepang, Andrea Iannone se sometió a un control antidopaje que reveló la presencia de “Drostanolona”. El piloto afirmó que la fuente de la sustancia prohibida era la carne contaminada que había ingerido en esas fechas en Malasia y que, en consecuencia, debía ser absuelto y la decisión anulada.

Inicialmente y tras un procedimiento disciplinario interno, la Corte Disciplinaria Internacional de la FIM decidió el 31 de marzo de 2020 que se suspendiera durante 18 meses a partir del 17 de diciembre de 2019. La Agencia Mundial Antidopaje (AMA)solicitó una sanción por cuatro años al considerar que Andrea Iannone no había logrado establecer de manera suficiente el origen de la ingestión de la sustancia prohibida.

 

Artículo Anterior Artículo Siguiente