El Gobierno vasco decretará el confinamiento de todos los pueblos y ciudades de la Comunidad Autónoma, de forma que los vascos solo podrán desplazarse a municipios «colindantes» para realizar actividades «socioeconómicas». Es decir, para trabajar, estudiar, cuidar de personas que lo necesiten o para acudir a un centro sanitario.

Esta es una de las medidas que el consejo asesor del LABI, el Plan de Protección Civil de Euskadi, ha adoptado en la reunión de urgencia convocada esta tarde por Iñigo Urkullu. Concretamente, el el lendakari decretará la prohibición de la «entrada y salida» de personas del término municipal en el que tengan fijada su residencia, si bien se permitirá la movilidad entre municipios colindantes «de tránsito habitual» para la realización de actividades socioeconómicas. «Las excepciones contempladas para este punto son también las sanitarias, laborales, profesionales, educativas, cuidado de dependientes, personas mayores o menores entre otras», ha señalado el Departamento de Salud.

Artículo Anterior Artículo Siguiente