Se trata de un interno que, tal y como ha señalado Acaip-UGT en un comunicado, provenía del Centro Penitenciario de Albolote (Granade) y fue trasladado la semana pasada al Centro Penitenciario de Alicante Cumplimiento (Fontcalent).

El preso, en el traslado, al bajar del furgón de la Guardia Civil manifestó presentar síntomas compatibles con la Covid-19, por lo que se le aisló en el departamento destinado a cuarentena y se le practicó una PCR que dio un resultado positivo.

Como medida preventiva, la dirección del centro ha dispuesto la realización de PCR al resto de internos que forman su grupo de cuarentena y se ha puesto en contacto con los funcionarios que han podido tener un mayor contacto con este interno, ha señalado el sindicato.

Desde Acaip-UGT han alertado desde el inicio de la alerta sanitaria del "peligro" que supone recuperar la actividad normal en los centros penitenciarios, entre ellas las conducciones entre centros, "ya que es añadir un nuevo vector de contagio y puede llegar a complicar el control de la pandemia dentro de las prisiones".

"Hace apenas un mes -ha agregado- se detectó un brote en el centro alicantino que afectó a 10 internos y a un trabajador, y en este caso se trata de un interno que ha sido trasladado a la prisión de Alicante". "Insistimos en que es imprescindible volver a las medidas que funcionaron durante los momentos más duros de esta crisis sanitaria y, por tanto, cerrar al máximo el centro volviéndolo a convertir en un espacio estanco, limitando las conducciones y salidas al exterior", opina.

Acaip-UGT ha recordado que el centro Penitenciario de Alicante Cumplimiento tiene un "importante déficit de personal que supera el 40%", por lo que estima que "cualquier incidencia que obligue a guardar cuarentena a varios trabajadores o, lo que es más grave, ponga en riesgo su salud, puede dificultar una cobertura eficiente de todos los servicios, lo que va en detrimento de la atención que se le debe dispensar a los internos y a la seguridad de los mismos y de los trabajadores".