El doctor, Leon G., habría recibido a los enfermos sin la protección bucal o con ella, pero mal colocada durante varias semanas. Las autoridades locales, ante los indicios recabados, contactaron con los pacientes para que se hicieran el test rápidamente y con ello evitar que siguiera la cadena de contagios. El rastreo, con todo, no está siendo fácil dado que el facultativo no siempre anotaba los datos de sus pacientes.

Joop Verzele, alcalde de la ciudad, ha manifestado su estupor: «No seguir la directiva sobre la mascarilla es incomprensible e irresponsable en estos tiempos».

La doctora Farah Vansteenbrugge, que coordina en calidad de experta la detección de los contagios del galeno, junto con la Agencia Flamenca de Salud y el coordinador municipal de planificación de emergencias, está consternada. «Es verdaderamente escandaloso que un médico se haya comportado de manera tan descuidada. Él es un importante modelo a seguir. Nuestros profesionales sanitarios están teniendo dificultades para lidiar con esta crisis».

Artículo Anterior Artículo Siguiente