El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el viernes que su esposa Melania y él se pondrán en cuarentena tras haber dado positivo en el test de COVID-19, una situación que pone patas arriba la carrera por la Casa Blanca.
“Comenzaremos nuestro proceso de cuarentena y recuperación inmediatamente. ¡Vamos a superar esto JUNTOS!” dijo el presidente en un mensaje publicado por la noche en Twitter.

Trump, de 74 años, se encuentra en los grupos de alto riesgo por el virus tanto por su edad como por su sobrepeso. Ha gozado de buena salud durante su mandato, pero no hay constancia de que haga ejercicio regularmente o que siga una dieta sana.

Los resultados del test se conocieron después de la noticia de que Hope Hicks, una asesora de confianza, había dado positivo en la prueba del nuevo coronavirus a principios del jueves.

Trump, que se somete regularmente a pruebas del virus que causa la enfermedad COVID-19, ha realizado mítines con miles de personas en las últimas semanas en el período previo a las elecciones del 3 de noviembre, a pesar de las advertencias de los profesionales sanitarios sobre la celebración de eventos con grandes multitudes.

El presidente evita en gran medida el uso de mascarillas y ha criticado a otros que lo hacen. Los profesionales sanitarios dicen que el uso de mascarillas es clave para ayudar a prevenir la propagación del virus.

El positivo de Trump se conoce tras meses de lucha contra el virus, cuya gravedad el mandatario ha minimizada en repetidas ocasiones. El jueves por la noche el presidente afirmó que el fin de la pandemia estaba a la vista.

Este acontecimiento altera la carrera presidencial de manera drástica.

La Casa Blanca anunció un nuevo programa de actividades para Trump el viernes que no incluía su viaje a Florida. Trump ha celebrado mítines con regularidad por todo el país para pedir el voto en las elecciones, que según las últimas encuestas ganaría su rival demócrata Joe Biden.

El presidente de EEUU ha recibido muchas críticas por su respuesta a la pandemia del coronavirus, que ha matado a más de 200.000 personas en el país. El presidente, sin embargo, ha defendido su gestión de la crisis.

Artículo Anterior Artículo Siguiente