Así se ha manifestado Soler este viernes en Ayora, donde ha comparecido en la rueda de prensa posterior al pleno del Consell para presentar el anteproyecto de la Ley de Medidas Fiscales de 2021 (conocida como Ley de acompañamiento).

Soler ha incidido en que la situación de no contar con techo de gasto ni límite de déficit "no tiene precedente en toda la historia autonómica", y ha aseverado: "Esto demuestra que entre Montoro y Montero hay más diferencia que una vocal" -en referencia a los apellidos de los dos últimos ministros de Hacienda, Cristóbal Montoro (PP) y María Jesús Montero (PSOE)-.

Además, el titular de Hacienda ha defendido que este año es "atípico", que hay instrumentos por parte del Ministerio como el Fondo Covid o los ingresos especiales y que se puede trabajar sobre un "incremento de la regla de gasto", por lo que ha insistido en que "no habrá recortes en absoluto" ya que "los gastos extraordinarios están protegidos por Europa y por el Gobierno de España".

Soler ha avanzado que el día 30, cuando presente el proyecto de Presupuestos "no tendrá muchas informaciones de cuales serán los anticipos del 2021 o las liquidaciones" porque "no ha habido un Consejo de Política Fiscal y Financiera", pero ha apuntado que "el año pasado ya se hizo sin CPFF y no nos equivocamos tanto".

Preguntado sobre las principales líneas del proyecto presupuestario, el conseller ha indicado que tendrá una "consideración especial" con la "situación excepcional" ocasionada por la pandemia, que se concretará en la caída de ingresos y el aumento del gasto.

El objetivo, para Soler, es que "de los servicios públicos fundamentales no se recorte nada, y que además se atienda a las nuevas necesidades". "La pandemia ha puesto de relieve que quizá la sanidad no ha estado adecuadamente tratada. El Consell ha hecho un gran esfuerzo en estos cinco años, pero veníamos de los 20 anteriores, y la pandemia lo ha puesto de relieve", ha indicado.

En este sentido, también ha destacado servicios como las escuelas y los sectores vulnerables como la dependencia, que, según el conseller, están dispuestos a mantener "caiga quien caiga".