El irlandés (Deceuninck Quick Step) se ha adjudicado la cuarta etapa de la Vuelta a España disputada entre Garray Numancia (Soria) y la localidad zaragozana, de 194,7 kilómetros, que mantuvo al esloveno Primoz Roglic (Jumbo Visma) como líder.
Bennett tuvo dudas. "Creí que ya no podría remontar", pero el mejor esprinter del Tour, con dos etapas en su casillero, una la de París, donde se vistió de verde, sacó fuerzas de flaqueza y en un último tirón, sobre la raya, se anotó su tercera victoria en la Vuelta y la séptima de la temporada.
La quinta etapa llevará al pelotón desde Huesca a Sabiñánigo, con un recorrido de 184,4 kilómetros.

Artículo Anterior Artículo Siguiente