El Ayuntamiento ilicitano ha retirado de caminos del Camp d'Elx un total de 2.500 kilos de fibrocemento que habían sido vertidos, material que tiene un alto contenido en amianto y cuya manipulación puede suponer un grave riesgo para la salud.

En concreto se han recopilado planchas de uralita, sacas con fibrocemento triturado o tuberías de fibrocemento, que albergan amianto, una sustancia que no se puede depositar en los contenedores de la vía pública ni en los puntos limpios, ya que debe ser tratada mediante gestores especializados y autorizados legalmente para ello.

Según ha explicado este lunes en rueda de prensa el concejal de Modernización del Espacio Público, Héctor Díez, la manipulación de estos elementos implica un gravísimo riesgo para la salud.

Asimismo, la empresa municipal Aigües d'Elx ha recogido 3.500 kilos de fibrocemento y amianto de instalaciones de agua. De esta forma, Díez ha estimado que, a finales de este año, el consistorio ilicitano habrá retirado de la circulación unos 6.000 kilos de amianto.

El propósito del equipo de gobierno local de Elche (PSPV-PSOE y Compromís) es continuar los trabajos de retirada de amianto en vertidos, en dependencias educativas y deportivas y en canalizaciones relacionadas con el agua potable, "hasta eliminar totalmente el fibrocemento" de sus instalaciones y en el Camp d'Elx.

Además, ha hecho un llamamiento a la ciudadanía para que no deposite los elementos con fibrocemento en caminos rurales por el riesgo que entraña para la salud y el medio ambiente, y contacte con empresas especializadas en estas labores. La Policía Local va a intensificar la vigilancia para atajar esta situación

Artículo Anterior Artículo Siguiente