El coronavirus ha truncado el descenso del 10 por ciento del riesgo de pobreza y exclusión social (tasa AROPE) que se alcanzó en la Comunitat Valenciana en 2019 y apunta a una regresión "segura" en los datos, ya que ni España ni la Comunitat Valenciana estaban preparadas para afrontar una nueva crisis y no se habían superado las consecuencias sociales de la de 2008.
El pasado año el riesgo de pobreza afectó al 27% de la población en la Comunitat Valenciana, esto es a 1.342.143 personas, mientras que el 10,4% estaba en situación de pobreza severa, un 8% más.

Así lo refleja el décimo informe AROPE 2020 'El Estado de la Pobreza. Seguimiento del indicador de riesgo de pobreza y exclusión social en España' realizado por la EAPN España y presentado este miércoles en el marco del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza que se conmemora el 17 de octubre, según ha informado EAPN Comunitat Valenciana en un comunicado.

Ambas entidades (European Anti-poverty Network / Red Europea de Lucha contra la Pobreza) indican que en 2019 la tasa AROPE afectó al 27% de la población en la Comunitat Valenciana, lo que supone la reducción de 3,2 puntos porcentuales con respecto a 2018, cuando se registró una tasa del 30,2% y afectó a 1.497.543 personas.

Los datos revelan que esa tasa de riesgo de pobreza se redujo un 10% el año pasado y, en términos absolutos, que había 155.400 personas menos que en 2018 en riesgo de pobreza y/o exclusión social en la Comunitat Valenciana. Este es el "mejor dato" en la Comunitat Valenciana desde 2009, y una tasa menor que la de 2008, año en que se inició la última crisis económica y la tasa AROPE fue del 27,5%.

POBREZA SEVERA

Sin embargo, otros datos importantes para la Comunitat Valenciana en 2019 han sido el empeoramiento de la tasa de pobreza severa y de privación material severa, que subió 0,8 puntos porcentuales, esto es un 8% con respecto a 2018 cuando el porcentaje era del 9,6%. El 10,4% de personas en la Comunitat Valenciana se encontraba en situación de pobreza severa en 2019, lo que supone que cuenta con ingresos menores a 500 euros al mes.

También escaló del 2,9% en 2018 al 4,8% en 2019 el porcentaje de personas en situación de privación material severa. Igualmente subió en 2019 hasta el 35,1% el número de pensiones que en la Comunitat Valenciana estaban bajo el umbral de pobreza, lo que según la entidad, "indica que la recuperación no existe para las personas en situación de mayor vulnerabilidad".

DATOS POR CCAA

El comportamiento de la tasa AROPE puede calificarse de "especialmente positivo" en 2019 en La Rioja, Cantabria, Baleares y Extremadura con reducciones superiores al 15%, y de "bueno" en Castilla y León, Comunitat Valenciana, Castilla-La Mancha, Navarra y Canarias, donde la tasa se redujo por encima de la disminución media estatal. Por el contrario, la evolución fue negativa en Galicia, y muy negativa en Asturias, País Vasco y Aragón, con incrementos superiores al 17% con respecto al año pasado.

A pesar de la reducción significativa del riesgo de pobreza en la Comunitat Valenciana durante 2019, la valenciana es la octava autonomía con la peor tasa AROPE en España, un 1,7% superior a la media del Estado, que se sitúa en el 25,3% y afecta a 11.870.012 personas.

En España, actualmente el 78,3% de personas en riesgo de pobreza y/o exclusión es española, el 46,8% de familias monoparentales está en riesgo y el 38,5% de la población en riesgo tiene un nivel educativo medio-alto. Por grupos de edad, las personas de entre 16 y 29 años es el grupo en situación de mayor riesgo de pobreza y/o exclusión social, seguido del de menores de 16 años.

La EAPN ha hecho un adelanto de la fotografía que al comparar los datos con la evolución del PIB. Si en el período 2008-2019 hubo un aumento del 8,9% del PIB con un incremento paralelo de la pobreza severa del 9,2%, el avance de la pobreza puede superar los impactos hasta ahora conocidos, dado que en 2020 se prevé una reducción del PIB del 12%.

A juicio de estas entidades, las estrategias tradicionales de lucha contra la pobreza vinculadas al crecimiento del PIB y del empleo se han mostrado "insuficientes" para reducir los elevados índices de pobreza y exclusión en la última década en España: el 13,2% de personas en riesgo tiene empleo y, a pesar del incremento del 9% del PIB español desde 2008, la pobreza severa se ha incrementado hasta llegar al 9,2% de la población en España, llegando al 10,4% en la Comunitat Valenciana.

En esta línea, señalan que tampoco la educación está sirviendo para salvar a las personas de la pobreza, pues el 38,5% de la población en riesgo tiene un nivel educativo medio-alto.

Artículo Anterior Artículo Siguiente