Sólo 2,3 millones de turistas extranjeros visitaron España en agosto, cuando el país se enfrentaba a un aumento de contagios de covid-19 que ha proseguido en septiembre.

El 27 de julio, el Reino Unido decidió imponer una cuarentena de dos semanas a todos los viajeros procedentes de España, un golpe duro para este sector que habitualmente tenía a los británicos como su principal mercado, con 18 millones de visitantes en 2019.

El número de visitantes de ese país cayó un 88% respecto a agosto de 2019, mientras que el de turistas alemanes bajó un 74%.

El mercado francés aguantó mejor y, aunque las llegadas se redujeron a la mitad, representaron un 35% del total con alrededor de 860.000 turistas.

En los primeros ocho meses de 2020, el descenso acumulado de turistas en España se sitúa en el 73%, con alrededor de 15,7 millones de viajeros internacionales.

El turismo es fundamental para la economía, con un peso del 12% del Producto Interior Bruto.

El sector confiaba en iniciar su recuperación en julio y agosto, después de que el 21 de junio terminara el confinamiento decretado por el gobierno español a mediados de marzo para combatir la pandemia.

Sin embargo, esta esperanza se vio truncada por los rebrotes y la reimposición de restricciones en varias regiones, como Cataluña, cuyas playas suelen atraer muchos extranjeros.

Los visitantes internacionales disminuyeron un 80% interanual en esta región del noroeste, lo mismo que en las islas Baleares. En la región de Madrid, el descenso alcanza casi el 90%.

La pandemia ha causado casi 52.000 muertos en España.

Artículo Anterior Artículo Siguiente