El Gobierno español ha propuesto introducir en 2021 nuevos impuestos a los servicios digitales, las transacciones financieras y los envases de plástico, además de aumentar la fiscalidad de las bebidas azucaradas, con la esperanza de recaudar un total de 6.800 millones de euros (7.960 millones de dólares), según su plan presupuestario para el año que viene.
"El impacto estimado del conjunto de medidas fiscales y de la nueva Ley contra el Fraude fiscal se sitúa en 6.847 millones en 2021 y en 2.323 millones en 2022 en criterio de caja", dijo Moncloa en su página web here.

España envió el jueves a la Comisión Europea el plan presupuestario, que proyecta un déficit público del 7,7% en 2021 y un rebote de la economía del 7,2%. Este año, el Gobierno prevé una recesión del 11,2% -la peor desde la guerra civil- y un déficit presupuestario del 11,3% debido al impacto de la pandemia del coronavirus.

El Parlamento ya ha dado luz verde a la aplicación de los dos impuestos más controvertidos.

El primero es la llamada “tasa Google”, que apunta a los ingresos obtenidos localmente por las grandes tecnológicas estadounidenses como Google, Amazon y Facebook y está siendo aplicada en otros países de Europa.

Se espera que la tasa Google, que se aplicará sobre determinados servicios digitales como la publicidad y servicios de intermediación online, recaude en 2021 alrededor de 1.000 millones de euros.

El segundo es el impuesto sobre las transacciones financieras, conocido como ‘Tasa Tobin’, un plan europeo liderado por el Gobierno alemán con el que España espera recaudar 850 millones de euros el próximo año.

La medida consiste en aplicar una tasa del 0,2% a las transacciones financieras de empresas cotizadas y con una capitalización superior a 1.000 millones de euros.

En un contexto de merma de ingresos fiscales y gasto público récord para contrarrestar el impacto de la pandemia, España también planea aumentar los impuestos sobre productos potencialmente perjudiciales para la salud.

De esta forma, el Gobierno aumentará el impuesto sobre las bebidas azucaradas al 21% desde el 10%, esperando recaudar 340 millones de euros en 2021. También prevé obtener alrededor de 1.800 millones de euros con varios impuestos “verdes”, entre ellos el de los envases de plástico.

El Gobierno de coalición de izquierda que forman PSOE y Unidas Podemos espera que el Parlamento apruebe el primer presupuesto anual completo desde 2016 tras un largo período de inestabilidad política.

Artículo Anterior Artículo Siguiente