El Tribunal Supremo ha desestimado los recursos presentados por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la ministra de Educación, Isabel Celaá, contra la personación del procurador del Parido Popular presentaba en la Junta Electoral Central (JEC) por vulnerar la neutralidad que se exige a los poderes públicos en periodo electoral, y les ha condenado a pagar 1.000 euros en favor de cada una de las partes recurridas.

El origen fue una entrevista del presidente Sánchez en el Palacio de La Moncloa el 25 de octubre de 2019 y, posteriormente, unas declaraciones de Celaá en el Consejo de Ministros cinco días después. Ambos casos fueron denunciados por el PP y la JEC matizó que hubo "connotaciones electoralistas" que vulneraron el principio de neutralidad, por lo que sancionó al presidente con 500 euros y a la ministra con 2.200 euros.

Artículo Anterior Artículo Siguiente