El principal selectivo español cerró el miércoles en negativo por tercera jornada consecutiva y por debajo de los 6.500 puntos, su peor nivel desde mayo, arrastrado por el temor a que los gobiernos continúen endureciendo las restricciones ante el avance implacable de la pandemia.


Al aumento de contagios en EEUU y Europa -con Francia y Alemania cerca de anunciar medidas similares a las de la pasada primavera- se volvió a sumar el pesimismo por la falta de acuerdo sobre el paquete de estímulo fiscal en Estados Unidos, que no llegará, casi con toda seguridad, hasta después de los comicios a la Casa Blanca.

“Ya sea una continuación o una tercera ola, la pandemia es ahora mismo la mayor preocupación”, explicó Art Hogan, responsable de la estrategia de mercado de National Securities, en Nueva York.

En ese contexto, el Ibex-35 cerró con un descenso del 2,66%, hasta los 6.474,4 puntos.

En el sector bancario, Santander perdió un 3,1692%, mientras BBVA se dejó un 1,6625%, Caixabank cedió un 2,9938% y Sabadell retrocedió un 4,0809%.

Bankia perdió un 2,6135% tras informar de un beneficio neto de 37 millones de euros en el tercer trimestre, un 79% menos que en el mismo periodo de 2019.

El grupo español de aeropuertos Aena, que anunció una pérdida de 107,6 millones de euros en los nueve primeros meses del año, cedió un 3,788%.

Entre los grandes valores industriales, Telefónica cayó un 0,8681%, Inditex cedió un 3,4925%, Iberdrola se dejó un 2,5% y la petrolera Repsol perdió un 3,4432%.

Naturgy cayó un 5,612% tras anunciar una caída del 45,6% en su resultado neto a septiembre, mientras que Red Eléctrica perdió un 2,166% después registrar un descenso del 4,2% en su beneficio neto respecto al mismo periodo del año pasado.

Por último, fuera del selectivo, el fabricante de equipos solares Soltec inició su andadura en la bolsa española con un salto del 11% y una capitalización próxima a los 500 millones de euros.


Artículo Anterior Artículo Siguiente