El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha arrojado un jarro de agua fría sobre la economía española a pocas horas de que el Gobierno presente sus estimaciones macro ante las autoridades europeas. El Fondo estima que la economía se desplomará este año un 12,8%, frente al 11,2% calculado por el Ejecutivo. Sí coinciden en sus estimaciones para 2021, con un PIB que avanzará un 7,2%, nueve décimas más de lo previsto anteriormente por el Fondo. En cualquier caso, un alza insuficiente para compensar el desplome de este ejercicio, que será el mayor de los países de la zona euro.

En la actualización de su informe macroecómico, el FMI mejora las previsiones de todos los países analizados de Europa, todos con caídas del PIB pero mucho menos intensas que las de España, que queda a la cola entre las grandes economías afectadas por el coronavirus. Nos sigue Italia donde el organismo prevé una caída del 10,6% de su PIB, lo que suponen dos puntos menos que hace tres meses. Destaca el caso de Francia, que a pesar de hundirse un 9,8% en 2020, son casi tres puntos menos de lo previsto en junio. En conjunto, el FMI calcula que la eurozona se desplomará un 8,3%, dos puntos menos de lo estimado.

La institución, cuya directora gerente es Kristalina Georgieva, constata que el hundimiento económico seguirá en este último tramo del año con una caída del PIB del 10,8%. Este descenso será el más pronunciado entre todos los países de la eurozona. Por detrás se situarán Portugal (-9,4%) y Grecia (-9,2%). De cara a 2021, los datos vislumbran un panorama algo más benigno. El organismo calcula que España crecerá un 7,2%, la mayor subida de los países de la eurozona analizados y dos puntos por encima que la media de los Veintisiete. Alemania crecerá un 4,2%, Francia un 6% e Italia un 5,2%.
En las previsiones de abril, las últimas en las que el FMI ofreció estimaciones macroeconómicas de los 19 países que conforman el área del euro, el Fondo estimó que España crecería un 4,3% en 2021. Solamente dos economías tenían previsto crecer menos en ese momento: Países Bajos (3%) y Finlandia (3,1%).

En su informe, la organización explica que las proyecciones de 2020 para España incluyen las medidas adoptadas por el Gobierno para responder a la crisis de la covid-19, los aumentos salariales y el ingreso mínimo vital. Para el próximo año, han realizado sus estimaciones sin conocer si habrá cambios en la política de ingresos y gastos -a la espera de la presentación del proyecto de Presupuestos- y teniendo muy en cuenta el gran desembolso de la UE para "facilitar la recuperación" del país: unos 140.000 millones de euros a seis años vista. El desempleo, en el 17% En materia laboral, España queda aún más rezagada. El informe del Fondo calcula que nuestro país cerrará este año con una tasa de paro del 16,8%, y que no se conseguirá bajar ni una sola décima en 2021; el cálculo del Gobierno sitúa en torno al 17% esa referencia para ambos ejercicios. En cualquiera de los dos supuestos, contrasta con la tasa del 14,1% que tenía la economía a finales de 2019. Las previsiones incluyen el efecto amortiguador de los ERTE (Expedientes de Regulación Temporal de Empleo), un colectivo de trabajadores que no engrosan las listas del paro. El de España es un registro que casi duplica la media de desempleo de la eurozona, que se quedará este año con un desempleo del 8,9% y subirá ligeramente hasta el 9,1% el año que viene. Según las previsiones, Italia seguirá a España con un 11% de paro y Alemania conseguirá terminar el año con una tasa de solo el 4,3%, apenas un punto por encima de lo que tuvo en 2019, antes de la crisis sanitaria.

Con respecto a las otras dos mayores economías del euro, Francia alcanzará en 2021 un paro del 10,2%, frente al 8,9% de 2020, e Italia registrará un nivel de desempleo del 11,8% durante el año que viene, ocho décimas más que este año.

Con respecto a la inflación, el Fondo considera que cerrará el año situada en el -0,3%, aunque en 2021 se elevará hasta el 0,8%. No será como mínimo hasta el año 2025 cuando la inflación española repuntará hasta el 1,7%, acercándose así al objetivo del 2% del BCE.
Artículo Anterior Artículo Siguiente