La administración local explica, en un comunicado, que "la situación sanitaria como consecuencia del Covid-19 ha llevado al concejal de Fiestas, Manuel Jiménez, a tomar dicha decisión".

"Es evidente que en las circunstancias en las que nos encontramos, como consecuencia de la pandemia, no podemos celebrar un acto como la Cabalgata de los Reyes Magos, que todos los años congrega a decenas de miles de personas", ha indicado Jiménez.

"CON ILUSIÓN, PERO CON SEGURIDAD"

Asimismo, el edil de Fiestas ha añadido que el consistorio está "trabajando en alternativas" y en las medidas que garanticen "una Navidad de ilusión, pero con seguridad para todos". "Estaba claro para este Ayuntamiento que no podemos dejar a nuestros niños sin la ilusión de ver a sus majestades y poder entregar sus cartas con sus deseos", ha indicado el concejal.

En la misma línea, Jiménez también ha explicado que durante esta semana ya se han mantenido reuniones para iniciar los tramites para suspender la ejecución y efectuar las modificaciones contractuales necesarias de ambos eventos "con el visto bueno y aceptación de las empresas adjudicatarias".

Sobre la suspensión de la Fiesta de Fin de Año, el edil ha manifestado que "la decisión viene determinada por las mismas circunstancias sanitarias que impiden hacer actos que congreguen a miles de personas en recintos reducidos".

"Alicante tendrá una buena Navidad y estamos ultimando un amplio programa de actividades en distintos puntos de la ciudad que compaginen las necesarias medidas higiénicas, sanitarias y de distanciamiento, con la posibilidad de que los alicantinos puedan disfrutar de estas fiestas", ha concluido