Dos personas han sido detenidas en Benidorm (Alicante) por su presunta implicación en la muerte a golpes de un joven sin techo tras "una brutal agresión" y cuyo cadáver apareció en septiembre pasado en un descampado de esa localidad, según un comunicado de la Policía Nacional.
Mismos hechos. Asesinato a una misma hora, de madrugada y en un mismo lugar, el distrito del Eixample, en Barcelona. La víctima vuelve a ser una persona sin hogar. Y ya van tres en poco más de un mes. Se repite el modus operandi de los últimos dos crímenes, el asesino utiliza como arma un martillo. Los Mossos sospechan que se trata de un criminal en serie que aprovecha el confinamiento y el silencio de las calles para cometer los asesinatos.
Detenido el presunto autor de los asesinatos en cadena de sintecho

Uno de los arrestados, de 39 años y nacionalidad lituana, está acusado de un supuesto delito de homicidio y ha sido puesto a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Benidorm, que ha decretado su ingreso en prisión.

El otro, de origen húngaro, ha sido acusado de un presunto delito de encubrimiento y ha quedado en libertad con cargos por orden judicial.

A mediados del pasado mes de septiembre fue hallado el cadáver de un joven en la partida Armanello de la ciudad de Benidorm.

La autopsia determinó que la muerte se había producido de manera violenta con indicios de criminalidad, por lo que se abrió una investigación por homicidio y se identificó a la víctima.

Las pesquisas revelaron que el fallecido era una persona sin hogar que acababa de llegar a Benidorm, concretamente dos días antes del fatal desenlace.

Los agentes identificaron también a las personas con las cuales había convivido esos días y tomaron declaración a la totalidad de ellas, llegando a la convicción de que los hechos se habían producido en la madrugada del pasado 14 de septiembre, cuando la víctima estaba en el domicilio de uno de los sospechosos en una zona muy próxima adonde apareció el cadáver.
Dispositivo especial de rastreo

Con las declaraciones de los testigos, la visualización de las cámaras de seguridad de la zona y otras indagaciones, los policías cerraron el cerco en torno a dos personas, una de las cuales había sido vista empujando un carrito con lo que pudiera ser el cuerpo de la víctima la noche en que ocurrieron los hechos.

Los agentes establecieron un dispositivo especial de rastreo y localizaron y capturaron al presunto culpable de la muerte a golpes de la víctima.

En el registro del domicilio donde presuntamente habrían sucedido los hechos se hallaron diversas prendas de ropa con restos biológicos.

El arrestado era conocido en la zona por su comportamiento violento y contaba en su haber con diferentes antecedentes policiales por delitos violentos.

La otra persona detenida, presunta encubridora, intentó en todo momento desviar y entorpecer la investigación policial, según la misma fuente.

Artículo Anterior Artículo Siguiente