Se trata del líder de un peligrosa organización delictiva que presuntamente secuestró y torturó a un traficante de drogas en su país haciéndose pasar por policía, y en la detención ha opuesto gran resistencia hasta el punto de intentar rociarles con un spray de pimienta para tratar de huir.

En España se le ha detenido como presunto autor de un delito contra la salud pública, otro contra la seguridad vial por conducción temeraria y supuestos daños en una operación de la Guardia Civil del cuartel de Torrevieja. Este individuo británico, de 36 años, huyó de su país para esconderse en un domicilio de la Costa Blanca.

Artículo Anterior Artículo Siguiente