El banco español Bankia dijo el miércoles que en el tercer trimestre registró un beneficio neto de 37 millones de euros, un 79% menos que en el mismo periodo de 2019, en el contexto de la alerta sanitaria por la pandemia de COVID-19.
En los nueve primeros meses del año el banco, que se encuentra inmerso en un proceso de fusión con Caixabank, obtuvo un beneficio neto de 180 millones de euros, un 68,8% inferior al obtenido hace un año.

Bankia, controlada por el Estado español, explicó que este descenso se debió “al menor resultado generado por las operaciones financieras, así como por las nuevas provisiones para hacer frente a las contingencias que puedan derivarse en el futuro como consecuencia de la situación generada por el coronavirus”.

En el tercer trimestre el grupo realizó una dotación de provisiones extraordinarias de 155 millones de euros que, sumados a las realizadas en la primera mitad del año, totalizan 465 millones, destinadas en gran medida a atender el previsible aumento de la morosidad por la pandemia.

El grupo dijo que el exceso de capital acumulado alcanzó los 2.535 millones de euros, superando así el objetivo comprometido en el plan estratégico 2018-2020.

“Queda un trimestre complejo para terminar el año porque los efectos de la pandemia son inciertos, pero estoy convencido de que (...) conseguiremos cerrar un muy buen ejercicio y estar en la mejor posición posible para afrontar el ilusionante reto que supone la integración con CaixaBank”, dijo en una nota de prensa José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia.

La entidad destacó que el margen de intereses cayó en el tercer trimestre un 2,6% respecto al del año anterior, hasta 489 millones de euros, pero subió un 5,3% respecto al segundo trimestre de 2020, “impactado positivamente por la evolución del margen de clientes”. Los analistas esperaban 483 millones de euros.

En enero-septiembre, el margen de intereses se situó en 1.411 millones de euros, un 7,2% menos que en el mismo periodo de 2019, como consecuencia de los tipos de interés ultrabajos y de la menor contribución de intereses de la cartera de renta fija.

Caixabank ha acordado comprar Bankia por 4.300 millones de euros (5.100 millones de dólares) mediante un canje de acciones de que creará el mayor banco doméstico por volumen de activos y que ha dado el pistoletazo de salida a una nueva ronda de fusiones en la banca europea para enfrentar las consecuencias de la pandemia de la COVID-19.

Los consejos de administración de Bankia y Caixabank han convocado juntas de accionistas para aprobar su fusión el próximo 1 y el 3 de diciembre, respectivamente.

BANCOS BAJO PRESIÓN

Los bancos europeos están bajo presión para unir fuerzas contra la creciente morosidad y unos tipos de interés históricamente bajos en medio de una pandemia que ya va por su segunda ola de contagios. Las acciones de Bankia bajaban un 0,7%, mejor que el selectivo bursátil español Ibex-35, que cedía un 1,8%.

El coste del riesgo de Bankia -que mide el coste de la gestión de los riesgos crediticios y las pérdidas potenciales y sirve como indicación de las provisiones futuras- se elevó a 81 puntos básicos (pb) en el tercer trimestre desde 73 pb en junio, ligeramente por encima de su orientación de 70 a 80 pb para el año.

La entidad indicó además que había cumplido uno de los hitos de su plan estratégico de tres años con un trimestre de antelación, después de generar 2.500 millones de euros de exceso de capital - por encima del 12% del ratio de capital básico Tier 1 - en 2020.

A finales de septiembre, este ratio de capital de máxima calidad era del 14,79%, frente al 13,27% de junio.

Artículo Anterior Artículo Siguiente