La policía de West Midlands, en el centro de Inglaterra, indicó que recibió una llamada telefónica para informarles de que se estaba produciendo un apuñalamiento sobre las 00.30 hora local del domingo, a lo que siguió una notificación de otros acuchillamientos en las inmediaciones.

La Policía señaló que "todavía se está trabajando para establecer lo que sucedió, y podría llevar algún tiempo antes de que estemos en condiciones de confirmar algo", por lo que "no sería apropiado especular sobre las causas del incidente".

Una presunta testigo de los hechos, Cara, declaró a BBC Radio Live que se trató de "un grupo de chicos contra otro", que se enfrentaron a puñetazos en una noche de juerga, y dijo que oyó "insultos racistas.
Artículo Anterior Artículo Siguiente