La nueva división, que se convertirá en el tercer escalón del fútbol español, estará formada por 40 equipos: los cuatro que desciendan este año de la categoría de plata, así como por otros 36 de la actual Segunda B.
La liga en Segunda división B, con los 102 equipos divididos en cinco grupos de veinte (dos de 21), cada uno de ellos repartido a su vez en dos subgrupos, comenzará con una primera fase regular en la que los clubes se enfrentarán a doble partido (18 encuentros, 2o en esos dos casos especiales). Al final, los tres mejores de cada subgrupo seguirán el camino por el ascenso, mientras que los tres últimos pelearán por evitar el descenso y los cuatro que ocupen posiciones intermedias tendrán la opción de aspirar a formar parte de la nueva Segunda B.
En la segunda fase por el ascenso, se unirán los tres primeros clasificados de los dos subgrupos de un mismo grupo, formando un nuevo grupo al que pasarán con el total de puntos sumados en la primera fase. En esta nueva fase, los equipos disputarán solo seis partidos (ida y vuelta) porque los equipos no volverán a enfrentarse a los rivales contra los que ya jugaron en la liga regular.

Al final de esta fase, los tres mejores de cada grupo (15 equipos), junto al mejor cuarto, serán los 16 clasificados para disputar el playoff de ascenso a Segunda división. Los doce conjuntos que no consigan el objetivo del ascenso a la división de plata tendrán plaza ya asegurada en la nueva Segunda B. También los cuatro que desciendan desde Segunda división.
Artículo Anterior Artículo Siguiente