La carrera fue muy complicada, con tres banderas rojas debido a varios incidentes sobre la pista. Uno de ellos fue en la reanudación tras la primera bandera, cuando el coche de seguridad apagó demasiado tarde sus luces y se produjo una colisión en cadena en la que se vieron implicados varios monoplazas, entre ellos el de Carlos Sainz, que tuvo que abandonar.
Artículo Anterior Artículo Siguiente