Kanye West sale de una polémica mediática para meterse en otra. El rapero, conocido por hablar sin tapujos sea donde sea y contra quien sea, acaba de ser suspendido en Twitter. La red social ha considerado que el vídeo que publicó hace unos días, donde se le veía orinando sobre uno de sus premios Grammy, no respetaba las normas de contenido establecidas. De esta manera, Kanye West se queda, durante unas horas, sin su arma de comunicación masiva más apreciada.
Artículo Anterior Artículo Siguiente