La Guardia Civil de Alicante ha detenido en Almoradí a tres personas como presuntos autores de diversos delitos de estafa, cometidos mediante el método del 'smishing' que consiste en el envío masivo de mensajes a las víctimas haciéndose pasar por sus entidades bancarias para hacerse con las cuentas y los códigos de acceso. De esa manera, habrían estafado a ocho víctimas casi 20.000 euros.
La Guardia Civil de Alicante ha detenido en Almoradí a tres personas como presuntos autores de diversos delitos de estafa, cometidos mediante el método del 'smishing' que consiste en el envío masivo de mensajes a las víctimas haciéndose pasar por sus entidades bancarias para hacerse con las cuentas y los códigos de acceso. De esa manera, habrían estafado a ocho víctimas casi 20.000 euros.

El instituto armado ha detallado que la primera denuncia se recibió en las dependencias de Sant Joan d'Alacant a finales de agosto. Un ciudadano relató a los agentes que había recibido un mensaje de su banco en el que la entidad le informaba de que habían sufrido una incidencia de seguridad de su servicio virtual, y que le habían solicitado que, siguiendo un enlace facilitado en el mensaje, contestara algunas preguntas.

El ciudadano explicó que, una vez que devolvió los datos que le habían solicitado, alguien había vaciado su cuenta bancaria. Los agentes sospecharon inmediatamente que se trataba de una estafa e iniciaron una investigación.

Pronto localizaron a los presuntos autores en su supuesto centro de operaciones en Almoradí. Así, realizaron el seguimiento de sus movimientos hasta que pudieron constatar su modus operandi: el método 'smishing' (una variante del phishing), consiste en el envío masivo de mensajes de texto en el que los ciber delincuentes se hacen pasar por una entidad reconocida.

En este caso, fingiendo ser una entidad financiera, enviaban mensajes multitudinarios a los usuarios, en el que los informaban de un falso fallo de seguridad online en la red de la compañía.

 

 

 


Les instaban a recuperar la seguridad de sus cuentas bancarias registrándose en una conocida aplicación de pago a través de su teléfono móvil. Los perjudicados, creyendo que se trataba de un mensaje real emitido por su banco, rellenaban un formulario con información de carácter personal y las claves de acceso a su cuenta y se registraban en la aplicación.

Al enviar el formulario relleno, recibían un nuevo mensaje de texto en su teléfono para confirmar la operación. Tan pronto como la confirmaban, sus tarjetas quedaban bajo el control de los delincuentes.

Una vez que tenían acceso al saldo de la cuenta, los presuntos autores sacaban el dinero desde dos cajeros situados en dos club de alterne de la Vega Baja.

En menos de tres semanas, la Guardia Civil ha identificado a los presuntos autores y los detuvo. Se les atribuyen ocho delitos de estafa, blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal. Son tres varones de 22, 26 y 29 de nacionalidad marroquí. Han sido puestos a disposición judicial y han quedado en libertad vigilada. OCHO ESTAFADOS En total, se han intervenido 1.320 euros que fueron incautados a uno de los detenidos, sorprendido in fraganti cuando acababa de sacarlos de la cuenta de una de sus víctimas. Así mismo, ha sido intervenido tres teléfonos móviles que empleaban para enviar los mensajes y un patinete eléctrico, que utilizaban en los desplazamientos para cometer los delitos.

La Guardia Civil recomienda desconfiar de este tipo de mensajes. Antes de facilitar información de carácter personal y claves privadas, es conveniente confirmar directamente la solicitud realizada con la entidad bancaria.

Artículo Anterior Artículo Siguiente