Stadler y la Azienda Transporti Milanesi S.p.A (ATM) han firmado un acuerdo marco para el suministro de hasta 80 tranvías tipo Tramlink, por un importe total de 172,6 millones de euros. Elprimer contrato, al amparo del acuerdo marco, contempla el suministro de 30 vehículos. Este pedido representa la entrada de Stadler en el mercado de tranvías de Italia.
Tras la confirmación de la validez de la adjudicación del contrato anunciada en julio 2019, Stadler y la ATM han rubricado el acuerdo marco de seis años de duración para la fabricación y entrega de un máximo de 80 tranvías tipo Tramlink por ese importe, y al mismo tiempo se ha formalizado el pedido de los primeros 30 vehículos, según ha informado la compañía en un comunicado.

Los 80 tranvías bidireccionales Tramlink serán diseñados y fabricados en la planta de Stadler en Valencia y se destinarán tanto a servicios urbanos como interurbanos. La finalidad del pedido es sustituir progresivamente las unidades más antiguas e incrementar la oferta de transporte.

Los nuevos vehículos, que combinan diseño y tecnología y ofrecen una mejor dinámica de marcha así como altos estándares de seguridad y confort, mejoran la experiencia de viaje de los pasajeros.

Este Tramlink consta de tres módulos de acero inoxidable dúplex, material altamente resistente a la corrosión y capaz de reducir el peso manteniendo la resistencia de la estructura. La longitud, de unos 25 metros, permite que este tranvía conviva de forma óptima con el tráfico rodado del centro de la capital lombarda.

Asimismo, los tres innovadores bogies mejoran la inscripción en curvas de radio muy reducido típicas del trazado urbano, lo que reduce notablemente el ruido, con los consiguientes beneficios para pasajeros y residentes.

Los nuevos tranvías disponen de tres puertas por lado que, junto con el piso bajo, garantizan un rápido flujo de pasajeros como así confirman los estudios realizados por el Politecnico di Milano. Estas características son "especialmente ventajosas para las personas con movilidad reducida que además, gracias al amplio pasillo interior, podrán moverse sin dificultad a lo largo del tranvía.

La seguridad de los pasajeros, conductor y peatones es uno de los elementos claves del vehículo. Por ello, el Tramlink está equipado con un dispositivo anticolisión capaz de intervenir en caso de detectar riesgo de colisión con peatones, coches u obstáculos en general.

Además, incorpora cámaras que eliminan los ángulos muertos con el fin de garantizar la seguridad interior del vehículo y dos cabinas ergonómicamente diseñadas que aseguran el confort del conductor y maximizan su visibilidad.

Artículo Anterior Artículo Siguiente