Efectivos de la Policía y de Bomberos han rescatado a una mujer que estaba retenida y amenazada en su vivienda de Alicante por su propio hijo, según ha informado Jefatura en un comunicado. El joven, de 29 años, fue detenido.
Fue la expareja de la madre la que avisó a la Sala del 091 de la Policía Nacional de Alicante de que su hijo tenía retenida en casa a su exmujer y no le permitía salir a la calle.

Dos dotaciones de la Policía, pertenecientes a los Grupos Operativos de Respuesta de las Comisarías Centro y Norte, se personaron en el inmueble indicado y escucharon gritos de auxilio que provenían de la víctima. Los policías comprobaron cómo la puerta de entrada estaba completamente cerrada, con lo que no podían acceder.

En ese momento se solicitó la colaboración de los Bomberos del Ayuntamiento de Alicante para poder acceder al domicilio, ya que los agentes, cuando intentaban entrar por la puerta del domicilio, el agresor amenazaba con arrojarse por una de las ventanas del piso.


Los Bomberos del Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento (SPEIS) del Ayuntamiento de Alicante se movilizaron de inmediato con un operativo de catorce efectivos y dos dotaciones, una bomba ligera y el vehículo escalera para intervenir de forma rápida y efectiva.

A su llegada, los bomberos, tras coordinarse con la Policía Nacional, se dividieron en dos equipos, uno intervino abriendo la puerta de acceso a la vivienda con las herramientas especiales desmontando el bombín para que accedieran por el interior, y paralelamente un segundo equipo con el vehículo escalera subió a dos policías en la cesta para acceder por el exterior de la terraza a la vivienda.

Eso hizo que al mismo tiempo que intentaban convencer al joven para que depusiera su actitud desde la entrada, varios los agentes que habían sido ascendidos por los bomberos con la cesta del camión que se encontraba estacionado en la calle hasta el balcón del inmueble, un cuarto piso, consiguieran acceder al domicilio.

En el momento en el que entraron los agentes, el presunto agresor se encerró en una habitación junto con un perro de raza peligrosa. Al oír entrar a la policía, el joven dejó suelto al can para intentar alcanzar una ventana intentando arrojarse pero fue alcanzado por otros dos policías que consiguieron introducirse por una ventana del inmueble, por lo que retuvieron al joven evitando que se causara daño alguno.

Junto con la víctima, los agentes lograron también calmar al perro y colocarle un bozal. El joven fue detenido por un presunto delito de malos tratos en el ámbito familiar (violencia doméstica) y fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Alicante.

La colaboración entre los servicios de seguridad del Ayuntamiento de Alicante y la Policía Nacional es constante. De manera periódica se realizan cursos de formación conjuntos para afrontar este tipo de intervenciones en altura con el fin de optimizar todos los recursos disponibles de la ciudad y obtener la máxima efectividad en los servicios.
Artículo Anterior Artículo Siguiente