El primer ministro británico Boris Johnson está contemplando la posibilidad de aplicar un segundo confinamiento nacional, mientras la aceleración del brote de coronavirus amenaza con destruir cualquier intento de recuperación económica y devolver a millones de personas al aislamiento.

Reino Unido ya tiene el mayor número oficial de muertes por COVID-19 en Europa —y el quinto más grande del mundo—, mientras está tomando cantidades récord del mercado para inyectar liquidez a la deteriorada economía.

Sin embargo, los nuevos casos de COVID-19 están aumentando en al menos 6.000 por día en Reino Unido, según datos de hace una semana, las admisiones en los hospitales se duplican cada ocho días, y el sistema de pruebas está fallando.

Artículo Anterior Artículo Siguiente