El iraní de 27 años fue declarado culpable de "homicidio intencional" de un funcionario durante las manifestaciones de 2018. Irán es, después de China, el país que más utiliza la pena de muerte.
Irán anunció el sábado (12 de septiembre) que había ejecutado al joven luchador Navid Afkari, quien fue condenado a muerte por el asesinato de un funcionario durante "disturbios" en 2018, según el sitio web de la televisión estatal iraní. La sentencia de qesas (la ley de represalias) se ejecutó el sábado por la mañana en una prisión de Shiraz, en el sur de Irán, dijo a la televisión estatal el fiscal general de la provincia de Fars, Kazem Mousavi. La pena de muerte se aplicó "por insistencia de la familia de la víctima" , agregó.

Pero según el abogado de Afkari, Hassan Younesi, el domingo se iba a celebrar una reunión con la familia de la víctima para "pedir perdón" y evitar así la aplicación de la pena de muerte.
Afkari, de 27 años, fue declarado culpable de "homicidio intencional" de un funcionario de la autoridad pública de aguas en Shiraz el 2 de agosto de 2018. Como varias otras localidades del país, la ciudad fue entonces escenario de manifestaciones hostiles al régimen y denunciando la situación económica y social. Según los medios conservadores iraníes, varios edificios religiosos fueron atacados durante las protestas.
El Comité Olímpico Internacional (COI) dijo el sábado que estaba "conmocionado" por la ejecución del luchador. "Es profundamente lamentable que los llamamientos de los atletas de todo el mundo y todo el trabajo entre bastidores del COI, con el Comité Olímpico Nacional de Irán, la Federación Internacional de Lucha y la Federación de Lucha Libre de Irán, no hayan logrado su objetivo". , lamentó el organismo afincado en Lausana, cuyos "pensamientos están con la familia y los amigos" del deportista.
Artículo Anterior Artículo Siguiente