Así lo ha anunciado en una entrevista en TV3, en la que ha admitido que él fue «el primer sorprendido« cuando tuvo noticia de que Felipe VI no asistirá al evento, una decisión que aún no ha sido justificada de forma clara y que ha levantado revuelo entre las fuerzas políticas.

«Nosotros teníamos la información, nos llega y es nuestra obligación como Mossos prever cualquier actuación que pueda generar lo que sea«, ha aseverado Sàmper, quien ha subrayado que a la policía catalana »no se le escapa nada«.

El consejero de Interior ha garantizado de este modo que contaban con la «información» de que el rey acudiría a Barcelona pero ha dicho desconocer quién «revirtió» la decisión: «Supongo que la Casa Real», ha conjeturado.

No descarta la ayuda del Ejército frente al Covid

Por otro lado, sobre la gestión de la pandemia, se ha abierto a solicitar la ayuda del Ejército si fuera necesario contar con más efectivos para determinadas tareas. «No podemos decir que no a nada porque no tenemos la información suficiente para saber hasta dónde llegaremos», ha indicado, antes de admitir que «preferiría» poder gestionarlo todo desde Cataluña «por razones de equilibrio social».

De hecho, no ha descartado nuevas medidas restrictivas en función de cómo evolucione el coronavirus y ha apelado a la «responsabilidad» de la ciudadanía, a quien ha instado a abandonar temporalmente el «carácter latino» para ser más «germánicos».

En este sentido, ha recordado la restricción de las reuniones de diez a seis personas y ha señalado que esta medida se publicará una vez que cuenten con la autorización judicial pertinente.

Finalmente, se ha referido a un hipotético indulto para los líderes independentistas condenados por el 'procés' al reconocer que, como su «amigo», «firmará» cualquier «salida que haga que mañana estén en su casa con sus hijos y familias».

«Es una opción, pero no es la mejor porque resuelve los problemas internos familiares pero no el problema político«, ha opinado, para agregar que lo ideal sería una ley de amnistía, así como derogar el delito de sedición y el de malversación siempre y cuando no se haya producido una »apropiación« de los recursos.

Artículo Anterior Artículo Siguiente