ENTREVISTA EN


Leo Messi rompió por fin su silencio. Y lo hizo para confirmar que se queda en el Barça. Por lo menos, hasta el 30 de junio del año que viene, que es cuando finaliza su contrato con la entidad. El burofax que le hizo llegar al club el pasado 25 de agosto, en el que anunció su intención de dejar unilateralmente el Camp Nou, esgrimiendo una cláusula que según la directiva ya no era aplicable, e incluso el comunicado de su padre y representante, Jorge, dirigido a LaLiga y en el que desmentía que su cláusula de rescisión seguía siendo de 700 millones de euros han quedado ahora en nada. Aunque, eso sí, considera que la gestión que ha llevado a cabo la directiva de Josep Maria Bartomeu desde 2015 ha sido poco menos que un desastre.

«Primero porque después de la derrota de Lisboa fue muy duro. Sabíamos que era un rival muy difícil, pero no que íbamos a terminar de esa manera, dando esa imagen tan pobre para el club y para el barcelonismo. Dimos muy mala imagen. Estaba mal, no tenía ganas de nada. Quería que fuera pasando el tiempo para después salir a aclarar todo»

«Voy a seguir en el club porque el presidente me dijo que la única manera de marcharme era pagar la cláusula de 700 millones, que eso es imposible, y que luego había otra manera que era ir a juicio. Yo no iría a juicio contra el Barça nunca porque es el club que amo, que me dio todo desde que llegué, es el club de mi vida, tengo hecha aquí mi vida, el Barça me dio todo y yo le di todo, jamás se me pasó por la cabeza llevar al Barça a juicio»

«Le dije al club, sobre todo, al presidente, que me quería ir. Se lo llevo diciendo todo el año. Creía que era el momento de dar un paso al costado. Creía que el club necesitaba más gente joven, gente nueva y pensaba que se había terminado mi etapa en Barcelona sintiéndolo muchísimo porque siempre dije que quería acabar mi carrera aquí. Fue un año muy complicado, sufrí mucho dentro de los entrenamientos, en los partidos y en el vestuario. Se me hizo muy difícil todo y llegó un momento que me planteé buscar nuevos objetivos, nuevos aires. No vino a causa del resultado de Champions ante el Bayern, la decisión llevaba pensándola mucho tiempo. Se lo dije al presidente y bueno, el presidente siempre dijo que yo al final de temporada podía decidir si me quería ir o si me quería quedar y al final no terminó cumpliendo su palabra»
Artículo Anterior Artículo Siguiente