La mascarilla ha sido desarrollada por la empresa de estampación textil Colorprint Fashion de Muro de Alcoi (Alicante), que ya la ha patentado tras conseguir que cambie de color a partir de una temperatura aproximada de 37,5 grados centígrados.

El presidente de la mancomunidad El Xarpolar y también alcalde de Alcoleja, Francisco Fenollar, ha explicado a Efe que han adquirido 1.500 kits con mascarillas, pulseras y pegatinas capaces de detectar de forma rápida y sencilla si el alumno tiene fiebre para los 27 municipios de la mancomunidad.

Los beneficiarios son unos 500 estudiantes de infantil, primaria y en algunos casos de secundaria de pueblos de las comarcas de El Comtat, l'Alcoià y la Marina Alta.

"El pedido lo hicimos hace dos semanas y esperamos que estén muy pronto. Dado que en muchos colegios no tienen termómetros suficientes para tomar la temperatura, creemos que es una forma muy útil y práctica para detectar si hay un proceso febril en el niño a lo largo del día", ha explicado.


Además, entre los beneficios de esta mascarilla también está que se reparta en el propio colegio, para evitar olvidos o el uso de unidades poco adecuadas.

El innovador tejido ha sido homologado para su uso en mascarillas higiénicas por el Instituto Tecnológico del Textil (AITEX), que ha certificado su durabilidad y efectividad frente a la prevención del virus.

El tejido patentado por Colorprint Fashion cambia a color blanco aproximadamente a una temperatura de 37,5 grados y tiene una filtración bacteriana del 98 por ciento.

Reutilizable porque está permitido su lavado sin perjudicar las cualidades del textil, este tipo de mascarilla de última generación es especialmente adecuada en ámbitos como la oficina o los medios de transporte colectivo.

También se han lanzado pulseras y pegatinas que, al estar en contacto directo con la piel, permiten la detección del aumento de temperatura.
Artículo Anterior Artículo Siguiente