Agentes de la Policía Nacional han detenido en Alicante a un hombre cuyos restos de ADN le han delatado como presunto autor de un robo con fuerza cometido en el interior de una farmacia en el año 2017. El hombre se dejó olvidado en la farmacia un calcetín que utilizó como guante para evitar dejar sus huellas dactilares. La investigación ha sido realizada por los agentes de la Brigada de Policía Científica de Alicante.
La Comisaría ha explicado que los hechos se remontan a 2017 cuando agentes del grupo Operativo de Policía Judicial de la Comisaría de Distrito Centro de Alicante iniciaron una investigación por un robo con fuerza en una farmacia del barrio de Miguel Hernández (antiguo José Antonio) donde el presunto autor accedió de madrugada tras fracturar la reja de una de las ventanas.

Una vez en su interior, el presunto autor consiguió abrir la caja registradora y sustraer 650 euros. Posteriormente abandonó el local pero se dejó olvidado un calcetín que llevaba puesto en una mano para evitar que sus huellas fueran localizadas.

A partir de ahí, los agentes de la Brigada de Policía Científica realizaron en el lugar una Inspección Ocular Técnico Policial donde recogieron la muestra del calcetín olvidado, que tras ser analizado en el laboratorio, permitió dar con la identidad del presunto autor tres años después del robo.


A raíz del resultado de la muestra analizada por Policía Científica, los investigadores del Grupo Operativo de Policía Judicial de la Comisaría de Distrito Centro de Alicante, retomaron la investigación y realizaron las gestiones tendentes a averiguar el paradero de la persona identificada por su ADN, comprobando que en la actualidad se encontraba ingresada en un centro penitenciario por hechos similares, por lo que los agentes se desplazaron hasta el lugar para tomarle declaración e imputarle un presunto delito de Robo con Fuerza en las cosas.

De todas las gestiones practicadas se dio cuenta al Juzgado de Instrucción en Funciones de Guardia de la ciudad de Alicante.

Gracias al trabajo de investigación realizado para obtener resultados positivos de diferentes muestras analizadas en el Laboratorio Territorial de ADN de la Brigada Provincial de Policía Científica, de la Jefatura Superior de Policía de València, se ha conseguido esclarecer en las últimas semanas, cinco delitos de robo con fuerza y uno de robo con violencia cometidos en los años 2017 y 2018, al identificar a los autores por su ADN, por lo que se practicarán nuevas detenciones.

Los avances tecnológicos de los que disponen las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad permiten a los agentes seguir trabajando en sus labores de investigación, no abandonándola en ningún instante pese a que transcurra el tiempo, aportando nuevas pruebas en cualquier momento que determinen el esclarecimiento de los hechos.
Artículo Anterior Artículo Siguiente