Conchi, conocida como la viuda negra de Alicante, acusada de matar a su marido a los 15 días de la boda tras fingir una discapacidad física y desplazarse en silla de ruedas, ha negado los hechos: "Le vi en el suelo y balbuceó algo así como 'Mi hijo me la clavó en el corazón'".

La acusada se ha sentado este lunes en el banquillo de los acusados en la Audiencia de Alicante ante un jurado popular y se enfrenta a una pena de 30 años de cárcel por un delito de asesinato. En la vista hay otro acusado: un amigo suyo que actuaba como cuidador. "Es como si fuera mi padre", ha descrito la mujer.
Imagen de Conchi junto con Jose Luis, su marido y la víctima.
Arranca el macro juicio contra la viuda negra de Alicante: de ir en silla de ruedas a apuñalar más de 20 veces a su pareja tras casarse

Los hechos se remontan al 20 de agosto de 2018, en una zona de aparcamiento de la Playa de la Albufereta de Alicante. La acusada se había casado con la víctima 15 días antes y ha explicado que la conoció a través de su cuidador, en una procesión de la Virgen de la Salud, pero nunca llegaron a compartir vivienda.

Ha indicado, tras varias contradicciones, que cuando se casó iba en silla de ruedas, que necesitaba porque tenía una enfermedad: "Tengo una placa en el cuello que me chafa los nervios y me produce fibromialgia y a veces me dan latigazos y caigo al suelo. Hay veces que puedo coger un vaso y otras que no. Eso no lo he ocultado nunca", ha narrado.

Conchi y su marido se citaron el día del suceso, el 20 de agosto, en el aparcamiento de la playa para ir a cenar a un bar al que habían ido en dos ocasiones anteriores, según ha explicado la acusada. "Había ido dos veces con mi esposo anteriormente, a cenar y a ver la luna y las estrellas y tirar flores a los niños". Preguntada por este último extremo, ha indicado que siempre hace algo así porque ha tenido dos abortos.

Para trasladarse hasta la playa, la acusada ha señalado que se desplazó con su cuidador, porque era su chófer. Pinchó una rueda y se retrasaron, ha manifestado, con lo que llamó a la víctima para avisarle. "Luego él me llamó y me dijo que se saltara los semáforos porque íbamos a llegar tarde, pero le contesté que no porque las facturas las pago yo", ha advertido.

Ese día, ha afirmado, iba vestida de "negro o gris", con gorra porque se le "bufaba" el pelo y guantes para que no se le enfriaran los dedos.
"Como pude, me impulsé. Medio arrastrándome..."

Al llegar al aparcamiento, salió su cuidador, la preparó para sacarla del coche y se fue al maletero a coger su silla de ruedas. A continuación, ha explicado que oyó a su amigo gritar y pedir ayuda, así que salió del vehículo como le fue posible y llegó hasta allí: "Como pude, me impulsé. Medio arrastrándome... Iba como una gata".

    "No sabía qué pasaba. El decía algo, no se le entendía y yo le contestaba que estuviera tranquilo"

"No sabía qué pasaba. El decía algo, no se le entendía y yo le contestaba que estuviera tranquilo, que ya venía ayuda". "Balbuceaba y me dijo 'Mi hijo me lo ha clavado en el corazón. No es el refrán como tú dices'", ha relatado. En ese momento también vio a una tercera persona que se subió a un coche, pero no le reconoció la cara. "Sueño mucho con esta persona para intentar averiguar quién era, pero no lo sé", ha añadido.

Luego llegó la Policía y la acusada ha explicado que una agente le decía que habían matado a la víctima para coger su dinero y el seguro de vida.

"Yo decía que no era cierto, que yo sepa mi marido no tenía seguro de vida ni bienes de nada", se ha defendido.

La Fiscalía mantiene que los acusados se abalanzaron sobre la víctima, lo arrojaron al suelo y le clavaron repetidamente destornilladores hasta causarle la muerte.

Artículo Anterior Artículo Siguiente