Agentes de la Policía Nacional, en colaboración con el Ayuntamiento de Dénia (Alicante) y de Servicios Sociales, han logrado que un joven haya abandonado, de forma voluntaria, la vivienda que supuestamente había ocupado y tras las continuas quejas de los vecinos y comerciantes de una céntrica calle. La acción se ha conseguido en aplicación de las instrucciones dictadas por la Fiscalía General del Estado para unificar criterios de actuación del Ministerio público en cuanto a los allanamientos y usurpaciones de inmuebles.
Según ha explicado la Comisaría provincial este martes, un joven de 29 años supuestamente entró en la vivienda, propiedad de un hombre ya fallecido y cuyos herederos no habían querido hacerse cargo de la misma.

Desde ese momento las quejas vecinales fueron constantes al igual que las de los comerciantes de la zona, y que fueron recogidas por los agentes a través del Grupo Operativo de Respuesta.

Tras varios requerimientos, los agentes del Grupo consiguieron que el joven abandonara la vivienda en la que no tenía apenas enseres.

Para ello, y desde el primer momento, se contactó con el consistorio con el objetivo de aportar una solución óptima y evitar posteriores ocupaciones, de tal manera que se dispusieron los medios necesarios para tapiar los accesos al inmueble.

Al lugar también acudieron, tras el requerimiento de la Policía Nacional, trabajadores de la empresa eléctrica para desconectar la luz de la vivienda, que estaba conectada de forma ilegal.

Todas estas acciones provienen de las instrucciones dictadas por la Fiscalía General del Estado para unificar criterios de actuación del Ministerio público en cuanto a los allanamientos y usurpaciones de inmuebles que se producen y que tiene su desarrollo en la Instrucción 2/2020 de la SES por la que se establece un protocolo de actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado ante la ocupación ilegal de inmuebles.

Por parte de la Comisaría de Dénia y en colaboración con el Ayuntamiento se han establecido diferentes planes de actuación para atender las quejas de las asociaciones de vecinos y comerciantes con el fin de dar respuesta inmediata a sus inquietudes y estructurar una vía de comunicación "rápida, fluida y recíproca", para resolver de manera integral el problema social que afecta a la ocupación de viviendas.

Los agentes finalizaron su intervención con la identificación plena del autor dando cuenta de lo sucedido al grupo de investigación competente para continuar con las gestiones oportunas en este tipo de hechos.

Artículo Anterior Artículo Siguiente