La caída trimestral de la economía española en el segundo trimestre se situó en el 17,8%, en lugar del 18,5% calculado inicialmente, lo que supone en cualquier caso la peor recesión en los registros, debido al impacto de las medidas de confinamiento impuestas desde mediados de marzo para frenar la propagación de la pandemia de coronavirus.

En términos interanuales, es decir en comparación con el segundo trimestre de 2019, la contracción en el producto interior bruto (PIB) fue del 21,5%, frente al 22,1% que indicaban las cifras provisionales, según mostraron el miércoles datos del Instituto Nacional de Estadística.

La caída intertrimestral se suma a una reducción del PIB del 5,2% en el primer trimestre, lo que supuso la entrada técnica en recesión, que se produce cuando se registran dos trimestres consecutivos a la baja.

En ambos casos, tanto en el dato trimestral como interanual, se trata de la mayor caída registrada desde que la serie de este indicador comenzó a tomarse en 1970.

Artículo Anterior Artículo Siguiente