La deuda pública se quedó en julio a las puertas de los 1,3 billones de euros. En concreto 1.291.212.272.000 euros, según los datos publicados este jueves por el Banco de España. Una cifra mareante que se ha disparado en casi 90.000 millones como consecuencia de la crisis del coronavirus (desde febrero hasta julio). Se trata de la mayor escalada de la deuda pública en cinco meses desde finales de 2012 e inicios de 2013 cuando se contabilizó el rescate financiero a España. Si no se cuenta el rescate, se trata del mayor incremento de la deuda pública nunca visto en un periodo de tiempo tan corto.

El hundimiento de la recaudación unido a la subida de los gastos para financiar los estabilizadores automáticos y la protección extraordinaria a hogares y empresas están generando una gran presión sobre las cuentas de las administraciones públicas. Mientras tanto, el Gobierno espera con impaciencia la llegada de la ayuda europea, máxime una vez que no ha podido conseguir la financiación de los ayuntamientos a través de sus remanentes.
Artículo Anterior Artículo Siguiente