El Príncipe Ernesto de Hannover, esposo de Carolina de Mónaco, fue puesto en libertad el pasado miércoles bajo medidas cautelares tras haber sido detenido el lunes en Austria acusado de amenazar a una pareja y de comportamiento agresivo.

El noble alemán, de 66 años, fue puesto en libertad por un juez de instrucción de la ciudad austríaca de Wels, que le aplicó varias medidas cautelares, como mantenerse alejado de las supuestas víctimas y del lugar de los hechos.

Además, el Príncipe se comprometió a mantenerse en un lugar determinado, cuya ubicación no se ha especificado, según informa la agencia austríaca APA citando a fuentes policiales.

La legislación austríaca contempla la posibilidad de suspender el arresto provisional si el acusado se compromete a no ocultarse ni huir mientras se completa el proceso judicial.

Ernesto de Hannover fue detenido el lunes acusado de amenazas y coacciones a una pareja del servicio de la cabaña de caza donde se alojaba, en la localidad austríaca de Grünau im Almtal, y de causar daños materiales.

Según APA, habría roto una ventana con una señal de tráfico. Según el diario «Kronen Zeitung», Ernesto de Hannover ya había sido ingresado en una unidad psiquiátrica el pasado 15 de julio tras atacar a agentes de Policía, y una semana después acudió con un bate de béisbol a una comisaría y amenazó a varios agentes. En esa ocasión, el Príncipe no fue interrogado en persona y prestó declaración a través de su abogado sobre los cargos de resistencia a la autoridad, amenazas y daños corporales.


Tras esos incidentes, señala el medio sensacionalista, el Príncipe quedó a cargo de familiares, que se ocuparon de que no apareciera en público. Las autoridades judiciales austríacas han mostrado una total discreción sobre el caso y ni siquiera han confirmado oficialmente que el detenido era Ernesto de Hannover.
Artículo Anterior Artículo Siguiente