El Elche CF afronta este sábado (19:00 horas) su segundo y último amistoso de pretemporada con el choque contra el Barcelona en el Camp Nou, en la disputa del torneo Joan Gamper con el doble reto de mostrar una buena imagen y adquirir sensaciones como grupo.




El equipo ilicitano, que ha sufrido una profunda remodelación tras su reciente ascenso, venció en su único amistoso ante el UCAM Murcia (2-0) a pesar de contar un equipo experimental, formado por solo doce jugadores del pasado curso y numerosos canteranos.

Ante el Barcelona, el técnico argentino Jorge Almirón solo podrá contar con Tete Morente, uno de los tres fichajes realizados por la entidad hasta ahora, ya que ni el colombiano Jeison Lucumí ni el argentino Sánchez Miño, las otras dos incorporaciones, se han incorporado aún al grupo.

El cuerpo técnico y los jugadores son conscientes de que este exigente compromiso no llega en el mejor momento, ya que el equipo está en fase de formación y muy limitado de efectivos, aunque desde la entidad se ha priorizado el impacto mediático y la promoción para la marca del club que conlleva participar en este prestigioso torneo.

“Este partido es un hecho histórico para el Elche. Yo soy un admirador del Barcelona, de su historia y de su filosofía”, dijo este viernes el preparador argentino, quien confió que a pesar de las circunstancias su equipo “esté a la altura y haga un buen papel”.

“Nosotros estamos en fase de preparación y ellos están armadísimos. Trataremos de competir dentro de nuestras posibilidades, pero con mucha ilusión, tratando de aprovechar el partido y que los jugadores vayan sintiendo lo que es comenzar el torneo de Liga”, concluyó Almirón
Artículo Anterior Artículo Siguiente