Este movimiento supondrá la creación de un grupo con activos por valor de más de 650.000 millones de euros, la mayor parte en España, lo que le situaría de largo como el mayor banco del país y le dejaría cerca de los activos a nivel internacional de BBVA —750.000 millones—.
La entidad que dirige Gonzalo Gortázar cuenta con una red de 4.012 oficinas a nivel nacional, por las 2.267 sucursales de Bankia.

Durante la presentación de sus resultados del primer semestre, el consejero delegado de Bankia, José Sevilla, no descartó que el banco participara en una ronda de concentración en el sector bancario español. "Ya lo veremos. Ya hemos sido protagonistas. En el nuevo contexto tenemos que ver la situación relativa en el mercado. Y en función de eso y de que haya o no opciones tomaremos la decisión correspondiente", señaló Sevilla

La fusión entre ambos grupos ya estuvo en la mesa en el pasado, y para CaixaBank sería un movimiento definitivo para consolidar su posición como líder destacado del sector en España.
Artículo Anterior Artículo Siguiente